Compartir

Comunidad / Estilo de vida

Cómo limpiar la vitrocerámica. El método que no falla

Cómo limpiar la vitrocerámica. El método que no falla

Instalar una vitrocerámica o inducción en tu hogar es una decisión acertada, además, si comparamos este electrodoméstico con otros, piensa que es un cambio seguro y sostenible.  Si todavía no lo has hecho y te lo estás planteando, es una muy buena opción.

El mantenimiento es sencillo, aprender a controlar los tiempos de cocción tampoco es nada complicado y si quieres tener siempre una vitrocerámica como nueva, sólo basta utilizar un truco infalible.

Productos necesarios.

Necesitarás tener una bayeta, alcohol de limpieza, limón, pasta de dientes, vinagre, papel de cocina y una rasqueta para vitrocerámicas que podrás comprar en un supermercado o en cualquier bazar de tu zona.

El primer paso.

Extender el vinagre sobre toda la vitrocerámica con la bayeta. Dejarlo actuar un momento, aproximadamente 2 minutos, para que si existen zonas con resto de comida, estas puedas humedecerse bien.

Pasado este tiempo puedes retirar los restos de suciedad suavemente utilizando la rasqueta, no es necesario realizar movimientos fuertes ni de presión sobre la placa vitrocerámica en ningún momento.

Luego de pasar la rasqueta, retira la suciedad con la bayeta y posteriormente limpia con el papel de cocina.

La pasta de dientes.

Aplicamos pasta de dientes sobre la vitrocerámica y con la bayeta la extendemos sobre toda la superficie.

El siguiente paso es dejar caer una gotas de limón sobre la pasta de dientes extendida y comenzar a frotar con la bayeta, realizando movimientos circulares, utilizando algo de presión con la mano, como si se estuviera sacando brillo.

A continuación, volvemos a pasar la rasqueta, limpiamos con papel de cocina y si todavía queda alguna marca sobre la placa vitrocerámica, volvemos a aplicar pasta de dientes y a frotar con la bayeta hasta que esta desaparezca.

Enjuagamos la bayeta en agua y limpiamos toda la superficie para quitar los restos de pasta de dientes que puedan quedar. A continuación, diluimos el alcohol de limpieza con un poco de agua y lo aplicamos sobre toda la placa vitrocerámica. Secamos toda la superficie con papel de cocina.

Con estos pasos tu vitrocerámica debería haberte quedado como nueva.

Cómo mejorar este truco de limpieza:

Limpiando la superficie cada vez que se ensucie y no dejarse estar.

Foto de Casa creado por freepik – www.freepik.es

Compartir
0 0 voto
Califica el artículo
Subscribir
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios