Compartir

Comunidad

La corta pero intensa vida de un ídolo eterno: Nino Bravo, el cantante que murió trágicamente a los 28 años

La corta pero intensa vida de un ídolo eterno: Nino Bravo, el cantante que murió trágicamente a los 28 años

El valenciano manejaba el auto que lo llevó a la muerte en una ruta maldita, dejando un legado musical único, una hija pequeña y otra por nacer y un último disco de estudio que se convirtió en éxito cuando él ya no estaba

“Un libro quedará abierto, una carta sin escribir, de un árbol caerá una hoja y yo me alejaré de ti”, cantaba Nino Bravo en “Esa será mi casa”. La sensación de que algo está inconcluso, que transmite en ese tema, es la misma que dejó cuando perdió la vida después de chocar con su BMW 2800 modelo 1970, el 16 de abril de 1973. Los músicos que lo acompañaban salieron ilesos: su guitarrista José Juesas, y Fernando Romero y Miguel Ciaurriz, del dúo Humo, un grupo más rockero que Nino quería producir. Tenía 28 años, decenas de canciones grabadas y quería apoyar a nuevos artistas. Los 4 viajaban de Madrid a Valencia con el objetivo de grabar y reunirse con la discográfica. Nunca llegaron.

Author: @infobae, -Ir al sitio original

Compartir
0 0 voto
Califica el artículo
Subscribir
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios