Compartir

Ecología y Medio Ambiente

Investigadores canarios colocan marcas acústicas a 30 tiburones ángel para su protección

Investigadores canarios colocan marcas acústicas a 30 tiburones ángel para su protección

Canarias es el último reducto de esta especie críticamente amenazada y a través del proyecto CanBio, se monitorizará sus poblaciones para evaluar los potenciales efectos del cambio climático sobre su conservación.

Un total de 30 ejemplares de angelote (Squatina squatina) fueron marcados recientemente con un transmisor acústico en aguas de La Graciosa, con el objetivo de evaluar uso del hábitat y estimar las zonas críticas para esta especie críticamente amenazada, según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Esta acción enmarcada en dentro del Angel Shark Project: Canary Islands (ASP:CI) y con la financiación del l proyectoCanBIO de lucha contra el cambio climático, fue desarrollada por investigadores del (ASP:CI) una colaboración entre tres entidades europeas: la Universidad de Las Palmas en Gran Canaria (ULPGC), el Museo de Investigaciones Zoológica Alexander Koenig (ZFMK) y la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), con la colaboración de Loro Parque Fundación y personal del acuario de Loro Parque.

El uso de estas marcas acústicas permite identificar de manera individual y en su medio, a los ejemplares de angelote, también conocidos como tiburón ángel (Squatina squatina). Los sonidos son detectados por estaciones fijas y también por sistemas de recepción instalados en embarcaciones convencionales o autónomas.

La importancia de esta iniciativa descansa en el hecho de que “se desconoce gran parte de su biología, ecología, distribución poblacional y movimientos migratorios”, indicó el investigador y responsable del subproyecto BioMAR (marcaje de Mantelinas y Angelotes), David Jiménez Alvarado.

BioMAR es una línea de acción dentro del proyecto CanBIO que pretende ahondar en la dinámica de sus poblaciones, determinando la manera en la que las mantelinas y los angelotes usan el hábitat en una Zona Especial de Conservación (ZEC) de La Graciosa o en áreas clave del Archipiélago.

Los resultados de estas investigaciones aportarán información relevante a la administración pública que permitirá tomar decisiones y desarrollar planes de conservación en base a la información científica recogida.

David Jiménez explica que los marcajes de angelotes se realizan utilizando una metodología distinta a la de las mantelinas: “Se emplean marcas acústicas, colocadas externamente en los animales. Estas nos permiten identificarlos a cientos de metros de distancia”. En esta campaña, han marcado 30 tiburones ángel, “pero si se contabilizan las campañas anteriores, el número total asciende a 82 individuos adultos”, puntualizó.

En La Graciosa se dispone de una red acústica que cuenta con 8 receptores normales y 3 de aguas profundas (a 200 metros), colocados en el agua, en distintas ubicaciones. Así, cada vez que un animal pasa cerca de alguno de los receptores instalados, queda registrado. ‘’Nosotros recogemos los receptores una vez al año, descargamos los datos y vemos qué ha pasado’’, explica Jiménez.

Con respecto a las expectativas de futuro, el responsable de BioMar afirma que con una ampliación de receptores se podría “ir descubriendo cada día un poco más” sobre el comportamiento y uso de hábitat de esta especie de tiburón. Asimismo, el coordinador de CanBio y director de Loro Parque Fundación, Javier Almunia, destacó la importancia de “construir sistemas de medición a largo plazo y en este sentido, CanBio colocará a España en un puesto líder y de vanguardia en cuanto a la medición de la acidificación oceánica y el ruido submarino; y de los efectos que producen en las especies críticamente amenazadas”, apostilló.

Este Proyecto está cofinanciado por CanBio, Shark Conservation Fund, Save Our Seas Foundation, Ocean Tracking Network, WWF Netherlands and Oceanario de Lisboa.

SOBRE CANBIO

CanBIO es un programa de investigación medioambiental financiado en partes iguales por el Gobierno de Canarias y Loro Parque. Se invertirán dos millones de euros para estudiar, durante los próximos 4 años, el cambio climático en el mar, la acidificación oceánica y sus efectos en la biodiversidad marina de Canarias y la Macaronesia. Asimismo, en el proyecto participan diferentes grupos de investigación de la Universidad de La Laguna y de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, además de otros colectivos de voluntariado ambiental.

SOBRE ANGEL SHARK PROJECT: CANARY ISLANDS

El Angel Shark Project: Canary Islands (ASP:CI) es una colaboración entre tres entidades europeas: la Universidad de Las Palmas en Gran Canaria (ULPGC), el Museo de Investigaciones Zoológica Alexander Koenig (ZFMK) y la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL). El ASP:CI se estableció en 2013. Se trata de un programa multidisciplinar que recopila datos ecológicos y de población, mientras se relaciona con las comunidades locales, los investigadores y los gobiernos para crear conciencia y llevar a cabo acciones de conservación para los tiburones ángel.

infocanbio@ull.edu.es

Otras noticias sobre CanBio.

Compartir
0 0 votos
Califica el artículo
Subscribir
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios